¿Cómo se quinta una guitarra?

Primero explicaremos para qué sirve quintar u octavar una guitarra o bajo.

Quintar u octavar sirve para que tu instrumento suene afinado no sólo dando las notas al aire, sino al tocar un acorde o nota en cualquier parte del  diapasón.

Dado que un acorde es un conjunto de diferentes notas, éstas deben dar la nota exacta en cada traste, y de no ser así siempre sonarás desafinado, problema que se acrecienta cuando tocamos acompañados.

Pero no nos preocupemos, quintar un instrumento es relativamente fácil y con experiencia cada vez conseguiremos realizar este proceso con más fluidez. Para ello sólo necesitaremos un destornillador, un afinador y tener las cuerdas nuevas, ya que con unas cuerdas usadas las mediciones no serán las adecuadas o lo suficientemente precisas.

Una vez afinadas las cuerdas, presionaremos la primera cuerda  en el doceavo traste (punto donde comienza de nuevo la escala musical), e intentaremos hacerlo con la misma presión con la que solemos tocar, y tocaremos esa misma cuerda para comprobar qué nos dice el afinador.

Puesto que es un ajuste de precisión, antes de continuar al siguiente paso en importante realizar varias comprobaciones para cerciorarnos que la presión ejercida sobre la cuerda y la fuerza con la que hacemos sonarla sean las adecuadas. 

Si nuestro instrumento está quintado, el afinador deberá marcarnos exactamente la  misma nota que la afinación realizada con la cuerda al aire sin ningún margen de error. Si por el contrario comprobamos que el afinador al pulsar en el doceavo traste nos marca que tiende hacia la derecha (nota más aguda de lo normal), deberemos provocar que la longitud de la cuerda sea mayor.

Esto lo realizaremos moviendo la silleta más hacia atrás, por lo que con ayuda de un destornillador giraremos el tornillo que la sujeta.

Dado que ahora la cuerda está más tensa, habremos desafinado la cuerda así que afinaremos de nuevo con la cuerda al aire y volveremos a realizar otra medición presionando en el traste Nº12 y repetiremos la misma operación hasta lograr que el afinador de la nota exacta

En cambio, si el afinador nos indica que no llega a la nota,  deberemos acortar la longitud de la cuerda moviendo la silleta hacia el mástil de nuevo con ayuda del destornillador. Como hemos explicado anteriormente, esto volverá a causar una desafinación, por lo que volveremos a afinar al aire sin pulsar en ningún traste y comprobaremos de nuevo el quintaje  presionando en el doceavo traste y repetiremos el proceso hasta conseguir la nota exacta.

Estos procesos deberán llevarse a cabo con cada una de las cuerdas.

Pese a la existencia de diferentes tipos de puentes y silletas todos funcionan bajo el mismo principio aunque bien es cierto que ciertos puentes como los flotantes requieren más habilidad,  y es una tarea más laboriosa la cual explicaremos más adelante en otros post.

Deja un comentario